26.1.09

Fórmula para NO ilusionarse...

Tengo una hipótesis: Más de la mitad de casos de decepción y desilusión que se presenta en las mujeres es causada solo y únicamente por nuestra inmensa capacidad de imaginarnos lo que podría ser.

Es simple. Ante una situación chica-chico tendemos a esperar de ellos la misma actitud, detalle, atención, comportamiento, respuesta –y demás- que nosotras tendríamos o haríamos en su lugar para sorprendernos, celebrar un aniversario, un cumpleaños, pedir disculpas o simplemente para hacernos sonreír.

Y si tenemos en cuenta que las probabilidades de que sus acciones coincidan con lo que nuestra cabecita maquina son mínimas, tenemos como resultado un camino de abruptas pendientes y bajadas, de ilusiones y desilusiones, de porrazo tras porrazo con la realidad.

Por eso creo que lo mejor es no esperar mucho -o nada-, no alimentarnos de lo que nos gustaría que fuera. Quizás suene algo mediocre, pero al menos así seremos realistas y nos mantendremos con los pies bien puestos sobre la tierra.

Mucha gente se enamora de lo que ellos mismos son con (o por) la otra persona, en vez de lo que la otra persona es y, en consecuencia, hace… como debería ser.

Por ejemplo, hace unos tres años yo estaba saliendo informalmente con un chico. Siempre salíamos con amigos, coincidíamos en las mismas discotecas o nos encontrábamos en la madrugada. Esa situación fue cambiando poco a poco y la figura de lo que “éramos” se fue volviendo más clara (al menos para mí):
Salimos un par de veces solos, sin importar si nuestros amigos coincidían con nuestros planes, me llevó a la casa del novio de su hermana a una parrillada en Halloween, me visitó un domingo después de su día de campo familiar, entró a mi casa, conoció a mi mamá y hasta me acompañó a pasear a mi perro.

Con todo eso, por un momento pensé que quizás habría la posibilidad de que nuestra “relación” diera un paso más, y con solo darle vueltas a la idea, me empecé a enganchar. “Yo no haría todo eso si no estuviera realmente interesada”, pensé.

Esa era la situación cuando llegó mi cumpleaños. Como no me gusta hacer tanta alharaca en esas fechas, mis amigas se encargaron de organizar la
celebración: le pasaron la voz a mis amigos más cercanos e hicieron una lista en una discoteca. El chico en cuestión –y su mejor amigo- obviamente estaba invitado, pero cuando llegó a mi casa, donde unos cuantos se reunieron antes de salir, lo hizo con dos amigos más que no figuraban en los planes y por ende, tampoco en la lista. Hasta ahí, no hubo problema. Pero cuando llegamos al local y sus amigos se dieron con la sorpresa de que tenían que pagar su entrada, decidieron no entrar; y él, el chico con el que supuestamente yo estaba “saliendo” y que debería querer estar conmigo en mi cumpleaños, se quedó afuera con ellos y finalmente, se fue.

Tuve que hacer un gran esfuerzo para que aquel exabrupto no me malograba la noche. “¡¿Cómo se puede haber ido?!”, le preguntaba indignadísima a una amiga. “¡Él sabía que sus amigos no estaban en la lista! ¿Por qué diablos hizo eso?”. Realmente no lo podía entender. ¿Y saben por qué me chocó tanto?
Porque yo no hubiera hecho algo así, porque yo estaba esperando que en mi cumpleaños él se comportara como yo lo hubiera hecho en el suyo.

Luego entendí –o supuse- que invitó a sus amigos porque no quería sentirse socialmente expuesto a mi entorno, que quería tener un grupito en el que refugiarse y que su mejor amigo no le iba a bastar. Pero en ese momento yo me sentía desilusionadísima, decepcionada… triste.

Ahora bien, no siempre es así. Hay veces en las que ellos te desilusionan y decepcionan con toda la intención del mundo y se comportan como unos patanes. Son esas decepciones las que te ayudan a despertar del sueño, a que abras los ojos y veas la realidad, a que bajes de tu nube y reconozcas que aquel fulano que se pinta frente a ti como un príncipe es solo un sapo disfrazado.

Hay casos y casos, nada es absoluto. A lo que quería llegar es que debemos de dejar de pensar que él va a hacer justo lo que esperamos, lo que queremos, lo que soñamos, aquello que vemos día a día en los películas románticas (¡por algo se llama ficción!).

Si seguimos en ese plan, nunca nada nos va a ser suficiente, nunca vamos a sorprendernos con el detalle de una rosa si nos pasamos toda la vida cruzando los dedos para que nos envíe al trabajo una docena con sus chocolates más. Si a ti se te ocurre sorprenderlo un día con una cena romántica, por poner un ejemplo, sé feliz engriéndolo y no seas infeliz esperando que algún día él también haga algo así.

Puede ser difícil, lo sé. Es algo de lo que siempre converso con mis amigas y creo que ir puliendo esta hipótesis nos ha ayudado a disfrutar más lo que tenemos. ¿Están de acuerdo conmigo? ¿Cuál es su antídoto?


(tomado de: mail de Meli... gracias :) alegraste la mañana!)

11 comentarios:

belen dijo...

teness razoon neenaa..! la verdad yoo me re iiluciiono faciilmeente..!! ahoraa en el cole conoocii a uun chiicoo qe es hermooso ii me encanta ii ensiima me llbo re bn cn el.. el sta todo el tiiempo mirandome ii todo eso.. ii me re iluciione faciil.. ahora nuu dejo de pensar en el... =( ♥♥♥


besiitoohhh (nuuse qe haceer)

Sue dijo...

He llegado aqui desde el facebook de una amiga y no puedo mas que decir que estoy totalmente de acuerdo. Que facil seria la vida si aceptaramos las cosas como son y no intentaramos "inventarnos la realidad".

Volvere a pasar... ;)

Samantha dijo...

Tienes toda la razon y si nosotras mismas a veces hasta asustamos a alguien , x ahi dicen q uno hace lo q quiere que hagan con uno (regalar un chocolate , una carta , una cena romántica)pero no si lo hacemos no esperemos q otros lo hagan x más simple y sensillo de hacer q nos paresca , hay que vivir la realidad! como tu dices y Si ! realmente se vive m,as feliz! xq muchas veces nosotras mismas arruinamos las cosas
Me gusto mucho leer esto ;)

Anónimo dijo...

Es verdad, ahora me pasa que por cualquier cambio de humor de mi pareja, yo tiemblo por dentro, lloro, me aterra no verlo mas y que no este conmigo, y es que encontre tantas cosas en el que no sabia que me gustaban y bueno solo llevamos semanitas saliendo solamente, anda que tampoco es mucho ... mujer deberiamos ligarnos a varios chicos cosa de tener un de reemplazo...

Anónimo dijo...

Dios!!!! Esto es tan cierto .-. Por que nos ilusionamos asi!!! Imaginando otras realidades que deseariamos tanto! Y la peor parte de todo es caer tan feo de esa nube, la desilusión... :///

Anónimo dijo...

Soy un hombre y siempre soy atento con las mujeres cuando alguna tiene características que me gustan me enfoco en ella la consiento mucho. pero al no recibir algo parecido me apaga todo y me hace sentir muy mal.

Anónimo dijo...

Soy un hombre y siempre soy atento con las mujeres cuando alguna tiene características que me gustan me enfoco en ella la consiento mucho. pero al no recibir algo parecido me apaga todo y me hace sentir muy mal.

Juan teo dijo...

OSHH ORQUI TENES LA RAZON YO SOY UN HOMBRE Y PUES TRATO DE METERLE TODO A UNA RELACION Y SALGO DESILUSIONADO ALGO TRISTE Y ABURRIDO QUIZAS TU BLOG ME AYUDE A MADURAR Y SABER HASTA QUE PUNTO SE PUEDE DAR GRACIAS Y PUES DEFINITIVAMENTE NO TODAS NI TODOS SOMOS IGUALES SOLO QUE CASI SIMPRE EN EL AMOR NO NOS VA BIEN Y ESPERAMOS DE MAS GRACIAS GRAN AYUDA PARA REFLEXIONAR

Juan teo dijo...

OSHH ORQUI TENES LA RAZON YO SOY UN HOMBRE Y PUES TRATO DE METERLE TODO A UNA RELACION Y SALGO DESILUSIONADO ALGO TRISTE Y ABURRIDO QUIZAS TU BLOG ME AYUDE A MADURAR Y SABER HASTA QUE PUNTO SE PUEDE DAR GRACIAS Y PUES DEFINITIVAMENTE NO TODAS NI TODOS SOMOS IGUALES SOLO QUE CASI SIMPRE EN EL AMOR NO NOS VA BIEN Y ESPERAMOS DE MAS GRACIAS GRAN AYUDA PARA REFLEXIONAR

Anónimo dijo...

Asi es :(

Anónimo dijo...

He leído tu post y me ha gustado mucho. Un día un amigo me dijo, no te adelantes a los acontecimientos. Y es verdad, con un chico me adelante porque le regalé algo para su cumple, fui a recogerle de sorpresa al tren, estuve en su casa, y nunca obtuve respuesta de él, ya ni nos cruzamos palabra. Es duro. Pero ví la realidad. Lo hice, pero aprendí y no lo volveré a hacer. Mejor divertirse con el chico para no ilusionarse, y si pasa algo, ya surgirá. Como me dijo un chico que me gusta ahora, no te merecía. Pero bueno, intento vivir el momento,sin planear nada. :)